Final de ciclo

Posteado el 14 Sep 2012 por Walter Marquez   |   ,   

De aquellas vadeadas Bragadenses....

Aquellas primeras aventuras señueleras me permitieron no solamente armarme técnicamente sino empezar a formar este grupo fantástico que me regalo la vida. Angelito, Nico, Mariano y Telmo fueron parte de esos comienzos, Maurito se unió mas tarde, logrando recorrer el arduo camino de la amistad sincera y de los valores, sin perder de vista el crecimiento personal de cada uno en las artes pesqueriles.

Por eso cuando finalmente concretamos una fecha para visitar La Represa de Salt Grande sentí que estaba llegando a un mojón en la huella de la vida pesqueril y que era un digno cierre de oro para este ciclo. Quedaran atrás mil anécdotas, miles de kilómetros recorridos, mucha agua bajo el poncho, grandes jornadas de pesca y estruendosos sapos. Pero el camino siempre fue hecho bajo el calor de la buena madera de mis amigos, a quienes agradezco profundamente que me hayan elegido como compañero de ruta.

Obviamente el fin de un ciclo no es solamente eso, sino sería algo triste. No señor este fin de ciclo es tan importante porque abre la puerta a uno nuevo, con mayores desafíos, pero siempre bajo las mismas premisas de nuestra amistad.

La mítica represa Salto Grande...

Para comprender un poquito la dimensión del lugar al que íbamos a visitar se puede decir que La Represa Salto Grande es la meca de todo pescador deportivo con artificiales en lo que respecta a ese pez tan noble y potente como es el dorado. Esta obra de aprovechamientos múltiples se construyó sobre el río Uruguay, en un pasaje denominado ayui e unos 13 Km. al norte de la ciudad uruguaya de Salto y 18 Km. de la ciudad argentina de Concordia.

La represa de 69 metros de altura desde su fundación y de 39 metros sobre el nivel de río, formando un embalse de 78.300 hectarias. Tiene dos salas de maquinas interconectadas, con una potencia instalada de 1.890.000 kilovatios. Cada una de las salas están sobre el margen argentina uruguay y estan equipadas con 6 turbinas Kaplan. En este ambiente generado por la mano del hombre sucede un evento de la naturaleza que nos favorece notoriamente a los pescadores deportivos. El dorado encuentra una inmensa cantidad de comida en el margen inferior de la represa por ende se mantiene fijo en esa zona.

  

La pesca de extracción está prohibida, de hecho la pesca deportiva también salvo para dos empresas que tienen el servicio de exclusividad en esta zona. Por lo tanto sólo 4 lanchas están permitidas para pescar en este lugar y sólo de viernes a lunes. Esto a traído que el dorado encuentre un hábito donde desarrollarse a sus anchas sin necesidad de grandes esfuerzos para su supervivencia.

Como resultado se encuentran grandes cardúmenes de dorados amontonados entre la pared de la represa y los mil metros cercanos a la misma donde un fondo de piedras le da la posibilidad de cazar y comer sin grandes esfuerzos. Con estas condiciones los dorados suelen crecer a pesos que no se encuentran en otros ámbitos de la argentina, habitualmente se pescan dorados de hasta 25 kilos, lo que hace de este lugar un paraíso para los amantes de los muñequitos.

Comenzamos la aventura

La previa fue intensa y muy divertida. Los mails de ida y vuelta corrieron de a montones manteniendo el clima y aportando ideas y sueños de peces gigantes mordiendo nuestros engaños. Lo que nos jugó a favor fue haber reservado casi con 3 meses de anticipación, ya que el armado de equipos y sobre todo de señuelos es todo un tema, hay que invertir mucho dinero y es bueno ir haciéndolo de a poco y tratando de comprar lo justo y necesario.

Esta pesca necesita de equipos de pesca que habitualmente no usamos en salidas mas cercanas. Yo opté ya por comprar la caña que quería antes de la salida de Bella Vista, de hecho la estrené ahí, una Gloomis 17-25 lb extra fast que es deliciosa, el reel llegó un mes después gracias a mi amigo de Valencia, Gonzalo Pelaez, que me envió el curado 301 tan deseado.

Para señuelos, después de ir recabando data y data, me fui proveyendo de varios, gracias a la oportunidad de traer por ebay. Super Shad Rap, Xrap Magnum 20 y 30, Challenger 180, hélices Luhr Jensen, paseantes river2sea y algunos mas, se sumaron a los nacionales bananas, Mojarra NG paleta quebrada trolling y a los caseros de Telmo un Sonar y un Jig pesadísimos, ideales para tirar en el remolino de la pared.

  

Ya en la ruta, hicimos algunos tiritos en las cavas de villa paranacito con resultado dispar, fue un ratito para amenizar el viaje pero que sirivió para ir calentando muñecas y aflojando tensiones. Ya por la tarde llegamos a la famosa Represa, donde el trámite migratorio duró unos segundos y al cabo de un rato estábamos conversando con Anibal, responsable de River Plate Anglers, proveedora del servicio de guiada. Ansiedad hasta los dientes y llegada a la casa de Susi, lugar que alquilamos por los dos días y las dos noches que nos quedaríamos en el Uruguay.

El lugar es realmente recomendable, a 5 min. del embarcadero y con todas las comodidades necesarias para que un pescador se sienta cómodo. Esa noche previa fue a pura alta tensión, cambiando los últimos triples y anillas de señuelos ya revisados..pero siempre se puede retocar algo mas. Dejamos todos los equipos preparaditos y listos para embarcar y nos fuimos a intentar dormir.

    

A la mañana siguiente y sin necesidad de despertador ya estábamos llegando a ese lugar mítico…la pared de la zona. Verla nos puso la piel de gallina, casi casi al borde del ataque de nervios, tantas veces la soñamos y ahí estaba a escasos minutos de por fin conocerla en vivo y en directo. Nos separamos yo saliendo con Angel, por un pedido especial mío, quería compartir esta salida con quien hace mas años que comparto esta pasión. Telmo y Maurito salieron en la otra.

Al mando de Sebastian, un pingazo el pendex muy profesional y conocedor de lo que hay que hacer, la lancha se fue acercando al lugar de los primeros tiros, unas piedras que se mostraban en superficie a unos 50 mts de la pared…los lances con paseantes. Ambos salimos con Mangum Zara Spook de heddon, negro y amarillo Angel, verde y blanco yo, al cabo de unos cuantos tiros, ambos tuvimos nuestros primeros piques, tímidos. Angel logró clavar uno y la pelea fue monumental, era un hermoso dorado de dos cifras de peso que peleó, luchó y al final ganó la pelea ya que le soltó el engaño a pocos metros de que llegara a la lancha. Puteadas de rigor y la adrenalina mas a full todavía.

   

Al cabo de un rato y al ver que no estaban activos en superficie optamos por ir a la pared y tirarle a las piedras que están casi en frente de la misma. El señuelo elegido el super shad rap, el resultado, piques inmediatos. Era tirar y al cabo de un par de intentos sobre las piedras venía el pique.

Angel pudo subir sus primeros de 7 y 8 kilos, yo tenía el día cruzado y a pesar de buenas clavadas firmes, se soltaban casi en la lancha. En un tiro se me plantó la caña y la pelea me mostró lo que es un dos cifras que me paseó y se soltó a los 3 minutos de pelea….que bronca!.

       

Seguimos con la rutina hasta que el pique mermó por completo, cabe aclarar que la turbina hasta ese momento no se había prendido y no generaba el ataque frenético de los dorados ante el movimiento de tanta agua. Nos fuimos al lado uruguayo de la represa casi pegados a la costa.

Ahí probamos con la ferretería pesada, el sonar de Telmo de varias onzas, comenzó a pagar ante cada lanzamiento. El lanzamiento se hacia hacia el medio de la pared desde el lateral comenzando a traer rápido una vez bajaba varios metros, entonces el pique casi te sacaba la caña de las manos.

  

Por suerte ahí comenzé a cambiar la suerte y pude subir mis trofeos antes de devolverlos a su hábitat. Acercándonos a las 11, hora de salir, volvimos a probar en las piedras frente a la represa con los shad rap.

Hasta ese momento hubo muy buenas capturas pero ninguna había logrado pesar mas de8 kilos con lo que las dos cifras que vinimos a buscar estaban pendientes. Pero, ya con el viento a favor en mi camino y en un tiro bien sobre las piedras, el shad rap fue atacada violentamente, la caña se arqueó ante mi clavada. Volví a clavar y la caña volvió a arquearse sin regalarme nada para poder traer la captura. Y comenzó la batalla…

   

Lo traía y ganaba metros hasta que el señor pez decidía volver a correr y sacar multi buscando alejarse de su captor. Fueron minutos intensos, nerviosos, duros de lucha en la que yo rogaba que no se desnganchase y me volviera la suerte esquiva. Pero la Diosa Fortuna decidió seguir acompañándome y pude subir la bestia a la lancha. Fotos de rigor y abrazos por lograr el objetivo, un hermoso dorado de 12 kilos era el resultado del final del ciclo, la alegría estaba completa.

Ya con un par de capturas mas volvimos a la costa para tomar el descanso del mediodía. Todos contentos por la pesca realizada hasta el momento. La represa no te regala nada, no es tirar y sacar, hay que buscarlos, dar con el artificial y sobre todo pelearlos hasta el final, pero la gratificación es intensa.

       

Almuerzo de rigor en un puestito callejero, como nos gusta a nosotros y a volver a lo de Susi, donde los que pudieron durmieron la siesta. Ya a las 2,30 de la tarde, los desperté a todos a los palos para volver al agua….era hora del 2do round.

Arrancamos directamente a las piedras que nos dieron el grande a la mañana. Angel con el Super Shad Rap y yo con una mojarra NG paleta quebrada de 50 grs. No tardamos en dar con el pique, y ahora si, mi tarde fue tremenda. Casi no erré piques y casi todo fue captura. Seguimos paseándole a esa piedra maravillosa, cambié de señuelo por un Xrap 14 Shallow que también me regaló varios.

     

Prendieron un rato la turbina por primera vez y el pique se activó mucho cosa que aprovechamos para tirar y clavar. Buscando sacarle el jugo fuimos a las piedras del lado argentino donde los grandes dorados cazan en superficie cuando el agua corre fuerte. Tuvimos un par de piques violentos, yo perdí uno tremendo con un Fatso de Salmo, que seguramente hubiera sido el record del día…

La turbina se apagó rápido con lo que tuvimos que volver a variar la pesca, esta vez intentando con el trolling con los señuelos paletones. Tuvimos buenas respuestas con el Magnum 30 de rapala y el Challenger 180 de strike pro.

     

Para el final del día Angelito tuvo su trofeo de 13 kilitos con el super shad rap y yo fileteando esa piedra que tanto pescado nos dio subí otro de 12 kilos que terminaron la jornada de la mejor manera posible….con los brazos rotos de pescar y caras de felicidad absoluta por una jornada de esas que no se olvidan mas.

Al salir y repasar con nuestros cumpas el resultado de la otra lancha, no hubo diferencias, mucho pique muy buenos portes, incluyendo el ganador del día con 15 kilitos de parte de Telmo. Todos satisfechos volvimos a lo de Susi a comernos un merecido asado y a seguir soñando con esos piques tremendos que paran corazones.

   

Volvimos pescando por el lado uruguayo hasta entrar en Paysandu nuevamente a la Argentina, donde seguimos tirándole a las tarus de puro viciosos nomas que somos. Un final de ciclo a toda orquesta que le dá al grupo un plafón alto donde comenzar un ciclo nuevo, con expectativas y sueños superadores, pero siempre cumpliendo los pasos que se deben dar, con humildad y tratando de aprender y disfrutar de todo lo que nos toca conocer en este camino que emprendimos con esos locos lindos que la vida me regaló conocer.

               

Notas Recomendadas

Por que devolver

Muchas veces se discute si el pescador deportivo es realmente el culpable o no de la depredación de nuestros peces. Muchas veces llegamos a la conclusión que no. Esto no nos exime de la responsabilidad que tenemos de cuidar el recurso que tanta vida nos da.

Un pez devuelto es quizas la futura captura de tu hijo

Contactame

Si necesitas algun dato no dudes en contactarme

Skype: pescartificial@yahoo.com.ar
Facebook:http://facebook.com/wallymarquezar
E-mail: contacto@waltermarquez.com.ar

www.000webhost.com