Nada cambia, todo se transforma

Posteado el 02 Abr 2014 por Walter Marquez   |   ,   

Nada cambia todo se transforma dice un viejo y conocido refrán. En la pesca uno también tiene que tomarse las cosas de esta manera para siempre encontrar el camino que lo haga mas feliz realizando lo que mas ama….pescar.

Este año se está transformando en uno difícil para la practica de la pesca. Lamentablemente la economía manda en todos lados y aquí no es la excepción, la inflación desmedida seguida de incertidumbre económica hizo que los números para cada salida de pesca se fueran por las nubes. Ir a San Nicolas o Gualeguay(lugares que mas seguido vamos) termina costeándose en unos 800 pesos por cabeza de mínima, todo un número para nuestro apaleado presupuesto.

  

Esto nos ha llevado a la idea de volver a buscar esos ámbitos que antes eran moneda corriente para la pesca de taruchas y que al ser gratuitos o de bajo coste puedan reemplazar, de manera mínima, a los grandes pesqueros guiados. Lagunas, arroyos y cavas suman posibilidades, de mucho mas incierto panorama por cierto, para la pesca de las amadas tarariras. Ante esta dialéctica se armó la salida que paso a contarles. Una salida cortita, tranquila, de muy bajo coste y que permitió tenes pocos, difíciles piques de taruchas, pero piques al fin.

Obviamente una gran regla de estos lugares semi público es la de no referenciar demasiado los mismo. No pasa por una cuestión de egoísmo sino, mas bien, de preservación del mismo. Un dato referenciado en la web lo leen todos, desde nuestros amigos pescadores hasta cualquier furtivo que le puede llegar a caer como anillo al dedo para después masacrarlo por completo.

  

El lugar elegido fue el sur de la provincia de Buenos Aires, en una zona al sur de La Plata en el rango de unos 100 km. Hacía allí fuimos la banda conformada desde Buenos Aires por Angel, Victor y quien escribe y que fue recibido por los locales platentes Telmo, Mariano, Juan, Brian y Gabriel.

Despues de los saludos de rigor y recorrer unos cuantos km hasta el pueblo destino nos metimos en un camino de tierra que me transportó inmediatamente a las viejas salidas de pesca a campo traviesa buscando ese hilo de agua que nos regale un pez. Llegamos a un hermoso arroyo que pasaba por debajo de un puente donde dejamos los autos y prestos armamos equipos y salimos a la cancha.

  

El lugar se presentaba con canchas de espesa vegetación y juncos, rotando a grandes limpiones pelados de la misma. Todos comenzamos nuestros primeros lances con artilugios antienganche buscando moverlas aunque sea por irritación para marcar el pique.

La primera hora fue recorrida de ajuste, no vimos movimientos serios por ningun lado y seguimos avanzando por el arroyo hasta llegar a una zona donde terminaban los juncos y comenzaba a formarse un interminable limpión con vegetación hundida.

Ahi Brian desvirgó al Team platense con una hermosisima hoplias, bien blanca producto del fondo barroso del arroyo. La captura se dió con una rana bad line blanca con cucharita, cuando no.

   

Avanzamos sobre el limpión en de a dos grupos. Uno de vanguardia fue hasta el codo mismo del arroyo donde era mas ancho el caudal de entrada, yo me quedé con Brian, Victor y Angel en la entrada del codo tirandole a unas tarus que mostraron algo de enojo bajo unos repollitos insulsos que reposaban sobre la costa.

Nosotros no pudimos levantarlas a las muchachas, pero desde nuestra posición vimos que Telmo subió su primer captura con una blade dancer jointed (otro infalible). Nos acercamos a la zona del codo una vez bajamos los brazos ante la astucia de la tarucha que nos traia a mal traer. No pasaron mas de unos minutos y Juan logra su captura con una rana de bad line sin cucharita. La cosa iba tomando color.

  
  

Seguimos caminando el arroyo y despues del recodo se volvía a encauzar en un ancho menor, con mas repollitos a flor de piel. Yo venía jugando con una blade dancer idem a la que usaba Telmo y tuve mi primer pique serio del día, una hoplias de buen porte acertó el ataque desde los pastos y la pude afirmar en una primera clavada, antes de asegurarla con otra clavada la señora mallabaricus saltó y se hundió en las aguas tranquilas. El usar un equipo light como es la fivestar limited 5-25 grs hace que tengas mas chances de derrota si no logras traspasar con el anzuelo (la blade va con anzuelo) las durísimas mandíbulas oseas de la tararira.

Para terminar el fracaso de ese pique, cuando vuelvo a lanzar para seguir pescando se enrieda en la puntera el multi y partió literalmente a mi pobre fivestar, tuve que seguir pescando un rato con ella partida en dos tramos, un garron.

Asi y todo llegamos al fondo de este berenjenal arroyo donde volvian a levantarse las paredes de juncos. En este rato tuvieron premio Mariano con una infalible bad line y el amigo Telmo lel pirateó de manera inobjetable una hermosa tarucha a Angel.

   

Pasadito el mediodia volvimos tirando señuelos hasta el lugar de origen. Una vez en los autos armamos un mini picnic con lo que cada uno trajo. Este momento es uno de los que mas se disfruta en la pesca y sobre todo si es una salida multitudinaria. Charla amena, intercambio de opiniones, gastadas y agurios para la tarde hacen de una mesa pesqueril digna de cualquier cofradía conocida.

Comienzo de la salida de la tarde y arrancamos para el otro lado del puente, pero al cabo de un rato dimos por cuenta que la pesca estaba minimamente escasa por la falta de agua. Volvimos tras nuestros pasos al puente y de ahi a la zona original donde tuvimos mejores respuesta a la mañana...el recodo, donde Brian se lució durante un rato sacando un par de piezas preciosas.

   
   

Pero 4 integrantes de la salida seguíamos invictos y eso era preocupante. Por suerte esto no iba a durar para siempre y el amigo platense Gaby logró meter un lindo pescadito con un artilugio artesanal de su propia valía. . Al cabo de un rato yo tuve la diche de tener un furibundo ataque a mi highlander chico de dos colas color gris que terminó en una hermosa captura y fin del maleficio del día. Atrás de mi pique Victor sacó un lindo ejemplar usando una rana de zman con cucharita que lamentablemente no llegó al documento gráfico porque se safó en tierra y saltando volvió a sus aposentos.

Salieron un par de tarariras mas en las cañas de Juan y Telmo para completar una faena de unas 15 tarariras en los cuales casi todos tuvimos nuestras capturas y digo casi, porque el único invicto de la jornada fue mi amigazo Angel que no pudo concretar captura alguna siendo objeto de chanzas y chascarrillos por doquier. Eso ocurre porque es un tipo jodon y afable que siempre se divierte y se toma las cosas como son, con alegría. Grande Ingles la próxima será!

   

Jornada terminada, dificilísima como habíamos previsto, pero que el constante viento y el fresco de abril complicaron mas. Igualmente nos fuimos contentos de empezar con esa idea de buscar alternativas a las salidas guiadas que tan cara nos resultan ahora, no es que no querramos hacerlas mas, sino que teniendo variedad uno puede hacer sufrir menos la billetera intercalando una salida guiada con una de búsqueda en el campo. Como bien dice el título nada cambia, todo se transforma.

Notas Recomendadas

Por que devolver

Muchas veces se discute si el pescador deportivo es realmente el culpable o no de la depredación de nuestros peces. Muchas veces llegamos a la conclusión que no. Esto no nos exime de la responsabilidad que tenemos de cuidar el recurso que tanta vida nos da.

Un pez devuelto es quizas la futura captura de tu hijo

Contactame

Si necesitas algun dato no dudes en contactarme

Skype: pescartificial@yahoo.com.ar
Facebook:http://facebook.com/wallymarquezar
E-mail: contacto@waltermarquez.com.ar

www.000webhost.com