El retorno de las guerreras

Descubriendo Bragado

Posteado el 06 Ene 2008 por Walter Marquez   |   ,   

Esta temporada que comenzó a finales del año pasado y que continúa en el 2008 viene siendo una de las peores en lo que respecta a la pesca de mis amadas hoplias mallabaricus, comúnmente llamadas tarariras.

El intenso frío que se dio en el invierno pasado mas lo que está tardando en ponerse firme el verano dan las pautas, muy poco alentadoras, sobre esta especie y la posibilidad de encontrarlas y disfrutarlas.

Pero como nunca se pierde la esperanza, el llamado de mi amigo Marco fue un bálsamo entre tanta malaria. Le había llegado un datito de una laguna en la zona de Bragado que había comenzado a rendir bien y después de rechequear el dato decidimos ir a comprobarlo en persona.

  

El domingo de reyes, aprovechando que mi hija se fue al campo, fue el elegido para visitar Aguas Claras de Bragado. La misma está ubicada en la zona de campos inundados de esa ciudad donde hasta el año pasado había no menos de 10 lagunas con gran rinde.

Para llegar hay que ir por Acceso Oeste hasta cruzarse con la ruta 5, continuar por esta hasta el Km 208 y ahí retomar por la ruta 64 a la izquierda, se recorre por la misma unos 30 Kms. hasta el cruce de tierra al pueblo de Warnes, ahí doblamos para la izquierda por el camino (con lluvia se pone muy barroso) y lo seguimos hasta la entrada a la estancia.

   

Aparte de Marco se nos unió su novia, Mariel, que resultó una pescadora de raza y una compañera de aventuras genial. Llegamos a las 9 de la mañana y nos encontramos con el encargado del campo, Ariel, que nos recibió mas que amablemente y nos indicó los lugares donde más ha estado rindiendo el pequeño espejo.

En realidad la laguna es una inundación de hace unos 6 años que con el paso del tiempo se transformó en espejo silvestre con todos los ingredientes que debe tener el mismo. Con muchísimas zonas de juncos, alejados por unos metros de la costa y con una profundidad de 1 mt máximo en esa abra, le dan una condición ideal para el vadeo en busca de la tararira.

En el centro del mismo la profundidad es de mas de 2 mts. por lo que el acceso desde esa zona se debe hacer con algún botecito inflable como el que llevamos nosotros.

A buscar las hoplias

La primera zona de pesca la hicimos a la izquierda después de vadear unos 50 mts. Ahí tuvimos un par de toques en los señuelos, logrando yo la primer captura con una ranita de goma. ¡Era la primera en tanto tiempo! La emoción fue casi casi como ver nacer un retoño, exagerando como todo buen pescador.

   

Seguimos yendo por esa zona y probando en varios lados, pero las muy arteras no se dejaban ver. Con los señuelos de media agua barrenábamos toda la zona por sobre la tupida gambarrusa, con algunos “toques” y sólo un par mas de capturas.

El sol rajaba la tierra por lo que decidimos, al no haber ido hasta al fondo de la laguna, volver al casco de la estancia a comer un asadito, reponer fuerzas y analizar estrategias para intentar el desembarco final por la tarde y encontrarlas..

   

Después del asadito reparador y antes de que la modorra post almuerzo nos tire por completo, hicimos tripa corazón y encaramos nuevamente la pesca. Esta vez decidimos ir directamente hacia el fondo de la laguna y con intenciones de tirar toda la mercadería para encontrar a las bichas.

Los resultados no se hicieron esperar. Aparecieron los primeros piques a la rana, errados por cierto, hasta que le tomé el pulso al ataque.

       

Después de recorrer algunos lugares con excelentes resultados llegamos a una curva al fondo de la laguna, donde al primer plopeo atacaron directamente el señuelo en la caída. Salió inmediatamente la frase ¡cambio juez!. Marco y yo pusimos señuelitos plop y disfrutamos  la mejor sensación en la especialidad de spinning... señuelitos de superficie.

Era traer y que desde abajo del agua salten ataques furibundos a los engaños. Obviamente eran mas los piques errados que los acertados porque en esta modalidad la tararira tiene que atacar justo al señuelo por donde están los triples, pero la fiesta fue total.

   

Para terminar de disfrutar esta salida y decir que fue una de las mejores de taruchas de mi vida faltaba una cosa más....

Habíamos llevado los equipos de fly pero como el viento era fuerte no los probamos. A eso de las 7 de la tarde el viento desapareció y con el pique de ese momento no lo dudamos. Así que pusimos unos popers y durante media horita le dimos a esta técnica única por su naturaleza. Tuvimos varios piques errados hasta que Marco pudo clavar dos y yo tuve mi primer captura con fly. Una pelea increíble ante estos equipos tan livianos, realmente quedé enamorado de esta pesca y definitivamente me voy a dedicar de lleno este año a aprender a castear e intentar capturas.

       

Que más se puede pedir, encontramos tarariras en esta magra temporada. Las pescamos con carnada, con señuelos de media agua. Tuvimos un rato maravilloso de pesca en superficie y como si fuera poco pudimos clavar algunas con mosca.
Realmente mas no se puede pedir. ¡Si volver pronto!

.

Notas Recomendadas

Por que devolver

Muchas veces se discute si el pescador deportivo es realmente el culpable o no de la depredación de nuestros peces. Muchas veces llegamos a la conclusión que no. Esto no nos exime de la responsabilidad que tenemos de cuidar el recurso que tanta vida nos da.

Un pez devuelto es quizas la futura captura de tu hijo

Contactame

Si necesitas algun dato no dudes en contactarme

Skype: pescartificial@yahoo.com.ar
Facebook:http://facebook.com/wallymarquezar
E-mail: contacto@waltermarquez.com.ar

www.000webhost.com