Peleandola

Posteado el 14 Abr 2019 por Walter Marquez   |   ,   

Principios de Abril y llevo 3 meses sin pescar. Coordinar una salida sin vehículo y con un grupo inestable se está haciendo casi imposible. Desde enero que fuimos a por las taruchas de Bragado que no hemos logrado volver a armar otra pesca, pero bueno, es como viene barajada la cosa en estos últimos años y hay que atenerse a ello. Haciendo un raconto, desde 2016 que fue un año medianamente estable con 13 salidas (fue el año de cambio de grupo pesqueril) que viene en picada la cosa. 2017 nos regaló apenas 7 salidas, 2018 9 (con una internacional incluída) y este 2019 en su primer trimestre sólo 1.

En estas condiciones fue que con Victor optamos hace un tiempo reservar para abril una salida a Esquina de la mano guiada de Matias Pavoni. Para lograr la fecha la pedimos con 4 meses de antelación a riesgo de que el día señalado alguna de las variantes que atentan contra la pesca se nos cruce en el camino. Pero bueno, es lo que podemos hacer ahora y es por donde transitaremos hasta que se hagan nuevos caminos al andar.

Viajamos cómodamente en el flecha bus el 11 por la noche, para llegar el 12 a las 6 de la mañana. Taxi de rigor y llegamos a la preciosa posada Río Lodge propiedad de Matías. Nos acomodamos, pasamos a desayunar y en un par de horas ya estábamos embarcados para salir en busca de lo que el río quiera.

  
  n

Arrancamos la navegada por un río precioso del delta esquinense. Desde la posada de Matias la idea era recorrerlo para termiar pescando aguas abajo. Ya en la recorrida Mati nos contaba que el río estaba creciendo y que no eran buenas noticias. Se veía bastante sucio, pero ademas los dorados hacian caso omiso de los artificiales en esas condiciones, asi que, como ya sabíamos, ibamos a la heróica.

Arrancamos en un par de correderas donde lanzamos señuelos al agua. La estrategía era la indicada por el guía, gliddin rap de rapala 12 con anzuelos simples o el jerk sss100 de la marca brasileña OCL. Ambos son twitching que habitualmente los recogeríamos stickeando para darle el movimiento loco que apetecen a los predadores. Con los dorados es distinto, hay que traerlo en tracción contínua, a toda velocidad, para que vengan moviendo la cola. Crease o no, asi funcionan, lo doy por verificado.

Al cabo de varios intentos y de movernos un par de correderas. Victor tuvo tres o cuatro ataques errados hasta que consiguió su primer pieza. Un vigorozo doradito que se prendió de su gliding sin miramientos ni contemplaciones. Asi la primer captura estuvo consumada.

  
  

Seguimos probando delta adentro con pocos piques de los cuales errábamos mas de lo que acertábamos. Así pues, Victor venía con 3 pescaditos arriba, y yo lograba mi primer captura de doradito con el OCL. Realmente estábamos fuera de timming (en esto aunque no parezca, la practia hace al monje) tanto tiempo sin pescar dorados teníamos la clavada oxidada, a destiempo, con fuerza de mas o sin empuje. Todas las que te pueden salir mal en la clavada nos salían, asi pues los pocos piques terminaban soltando.

Estaba claro que el tamaño del pez tambien influye, al ser tan pequeños tienen mas facilidad de desprenderse, pero eso no es excusa. Llegamos a la boca de un arroyo contra el río y ahi bajamos a pescar vadeando. La verdad estuvo muy bueno ya que levantamos varios pequeñitos que nos entretuvieron por un rato y nos permitió relajarnos.

  
  

De ahí y antes de ir cerrando la jornada, navegamos un ratito entre arroyos profundos hasta que en una curva zigzageante que desembocaba en el río, castigamos la costa con bananas paleta corta. Tuve un toque que pareció una tranca, al ratito vuelvo a tener la misma sensación, palito digo y los chicos se ríen. Al tercer "palito" lo clavo justo y empieza a pelear como un pez, terminó siendo un hermoso chafalote de muy buen porte. Devolvemos y veo que Victor tambien tiene ataque de un "palito" que clava salta y se suelta.

Asi pues decidimos hacerles un par de pasada a esa corredera profunda. Y ahi estaban, los chafalotes se hicieron presentes, acardumados y rabiosos como son ellos. La técnica de clavada exige mucha precisión del momento, ya que es un solo ataque furibundo, si lo acertas es captura casi segura porque en la pelea es mas dificil que se suelten, o casi. En estas pasadas hasta Mati se dió el gusto de pescar un rato para levantar estos fantasmas. Yo tuve mi mejor momento clavado 5, alguno que era tremendo, de los mejores portes que vi.

  
  

Cerramos el día con algo de actividad mas de pequeños doradillos errados. Así nos fuimos a la posada a descansar y a analizar un día complejo, con poca actividad, con mucha "manquitud" como le decimos nosotros a los piques errados y con la esperanza de que mañana sea un mejor día.

Así nos lo hizo saber Mati, ya que con la experiencia del día anterior tenía mas claro que hacer y que no con el río como estaba. Así pues arrancamos igual que el dia anterior en las primeras correderas cercanas, con la diferencia que esta vez yo tuve dos ataques y los dos terminaron en excelentes capturas. Una ya mucho mas respetable de las que había tenido el día anterior.

Seguimos probando toda la mañana y yo anduve con mucha mas efectividad que Victor, a diferencia del día anterior. Eso si, los tamaños eran de medianitos a pequeños que no ameritaban ni siquiera la foto. Pero esa mañana estuvo productiva y entretenida. Al llegar el mediodía decidimos parar a almorzar un rato y descansar. Ahí mientras casi dormitaba se me ocurrió tirar con el venom de marine sports, para probar como nadaba e inmediatamente tuve un ataque desde abajo de la lancha anclada. Increíble.

  
  

Nos volvimos a meter en los arroyos donde Matías era el rey de la claridad. Veia a los dorados moverse detras de nuestros señuelos, y si decía tirá ahi que ahí está, era pique seguro. Victor seguía errático y yo alternaba buenas con malas. En este rato clavé mis dos mejores pescados de la salida entera. Uno en un campo inundado que nos arrebató el gliding de la caña (a esta altura era indomable el señuelo, hasta que en una captura un traicionero dorado cortó el multi por querer sacarselo de la boca al otro).

Pasamos a una corredera diminuta donde apenas entraba la lancha, Victor sacó un hermoso armado con señuelo, otra cosa de no creer. Y ahi desperdiciamos mil piques de doradillos rabiosos que no pasarían el kilo. Otra vez estábamos en racha negativa, ya el cansancio hacía mella.

  
  

Victor tambien tuvo su rato sin suerte asi que antes de seguir adentrándonos pasamos nuevamente por la zona de los chafalotes. Ahí si cambió la suerte nuevamente, porque los chafalotes estaban, pero esta vez querían un minnow mas finito con el magnet de yo zuri. Sacó unos cuantos y se dió el gusto de retratarse con los fantamsas. Yo con la misma banana que castigaron sin piedad el día anterior, casi que no tuve actividad, sólo un par de "palitos" tímidos. Así es la pesca.

Asi avanzamos hasta el final del recorrido donde perdi un par de pescados preciosos, como los que había sacado antes, por clavarlos y que se desprendieran. Así, al llegar la tarde, dimos por terminada la jornada volviendo a puerto con un sabo agridulce. La salida nos terminó regalando bastante actividad a pesar de las malas condiciones del río y gracias a la interminable sabiduría de Matias Pavoni, un guía increíble. Pero, a pesar de que yo mejoré bastante al día anterior, erramos muchos de esos piques, de no creer.

  
  

Resumiendo, despues de tres meses volví a tocar las cañas. Esta forma de programar tan anticipadamente las salidas y no ir tras el dato hace que pueda pasar esto. En el mejor momento del bajo paraná, nos fuimos al paraná medio y tuvimos una salida rara. No mala, no aburrida, rara. Pescado chico para la zona y la inversión de ir a esa zona. Piques errados al por mayor. Pero una salida al fin. Así hemos quedado, a manos de la suerte, esperemos volver pronto a las armas con mas suerte.

Notas Recomendadas

Por que devolver

Muchas veces se discute si el pescador deportivo es realmente el culpable o no de la depredación de nuestros peces. Muchas veces llegamos a la conclusión que no. Esto no nos exime de la responsabilidad que tenemos de cuidar el recurso que tanta vida nos da.

Un pez devuelto es quizas la futura captura de tu hijo

Contactame

Si necesitas algun dato no dudes en contactarme

Skype: pescartificial@yahoo.com.ar
Facebook:http://facebook.com/wallymarquezar
E-mail: contacto@waltermarquez.com.ar

www.000webhost.com