La Variante Abadia

Posteado el 03 Ene 2016 por Walter Marquez   |   ,   

Comienzo de un nuevo año, uno muy especial para este espacio tan íntimo y humilde. Se cumplen 10 años ininterrumpidos de anécdotas, historias, alegrías, tristezas, emociones y amistad. Se cumplen 10 años de este rinconcito de historia personal con el deporte que amo como a la vida misma.

Por suerte, seguimos en la misma senda y con apenas unos días entrados en el 2016 decidimos hacer una nueva salida a los charcos de la zona de Chascomus, en busca de nuestras amadas tarariras.

Esta vez, en la logística, Telmo innovó con una maniobra que sería una novedad para nosotros y mas en este espejo de agua. Habitualmente saliamos tarde, para empezar la pesca no antes de las 11 de la mañana y así terminar la jornada bien entrado el anochecer, donde la hora feliz de las tarariras rendían mejor.
La variante Abadía era cambiar el turno y llegar a las 5 de la mañana al pie de la laguna, pescarla desde esa hora, aprovechando la fresca de la mañana y terminar la jornada a la hora que antes empezábamos, las 11 de la mañana..

Fuimos de la partida los habituales Telmo, Angel, yo y el amigo Fede que cada tanto se nos une en las salidas de la zona sur. Ya despues de encontrarnos en Atalaya donde compramos las increíbles medialunas, partimos hacia el agua llegando a la hora señalada, la hora hermosa del amanecer.

  

Acompañados solamente por la luz de la luna caminamos hasta llegar al lugar elegido para entrar al campo y asi a la laguna. No tardamos mucho en tener todo listo y comenzar los lances tratando de referenciarnos con los rayos lunares.

Aunque no éramos demasiado precisos en cuanto a que accidente geográfico estábamos eligiendo para los lances, en pocos minutos tuvimos la primer respuesta. Mi rana roja bad line recibió un violento ataque entre dos matas de juncos. La pelea feroz terminó en captura y mi primer pieza estaba asegurada.

  

El solcito empezó a salir y con ello la mejora visual. Ya podíamos empezar a leer el agua en busca de las damas timidas que allí se esconden. Con un par de piques marcados por Angel lancé con un pequeño artificial de Tiemco BassMania, el Boo Bee 45.

La hoplias no dudó en atacar este caramelito y terminó siendo la segunda captura de la jornada. Venia bien la cosa porque en pocos minutos se veía actividad intensa en la zona.

  

Ya con la clareada empezaron a activarse mas las hoplias y se veía el movimiento de las mismas surfeando la superficie lacunar en busca de comida. Ahi ya mas fino en la clavada Angel y Fede pudieron subir lindas piezas generando su propia alegría.

La gambarrusa a flor de piel obligaba a usar casi exclusivamente antienganches como las ranas de badline o páncora. La mayoría de ataques eran lejanos, evidentemente no estaban cerca de la costa aún.

  
  

Mas adelante, Telmo y Pinci, dos especialistas en este espejo, castigaban lances sin parar logrando buenas capturas con asiduidad. Los primeros dobletes se empezaban a suceder demostrando que la variante Abadía estaba resultando estupendamente.

Yo volví al morrón rojo debido a que el pasto ya no me dejaba experimentar siquiera con señuelos de superficie. No tardaron en aparecer capturas con ataques increíbles que explotaban el agua.

    
    
    

La cosa estaba tremenda, eran las 10 de la mañana y seguíamos sacando peces sin parar. Dobletes y tripletes eran cosa común y ya, en un momento dado de la faena, dejamos de contar.

Llegamos a la zona que habitualmente es la hot cuando pescamos a la tarde con la panza llena. Con decir que no quisimos seguir avanzando y los platenses decidieron empezar a pegar la vuelta pescando. Con Angel nos quedamos un ratito mas en un lugar que a mi siempre me gusta pescar, en la entrada de una gran curva.

Angel aprovechó para hacer una minisiesta reparadora. Yo no me pude contener y comencé a sacar algunas tarus mas que estaban rabiosas. Ya con Angel despierto comenzamos nosotros a desandar el camino hacia la camioneta, por supuesto que pescando.

    
    
    

En ese lento retroceder pescamos algunos peces más incluyendo un ataque que me dejó totalmente pasmado. Veníamos lanzando a una pared de junco cuando mi rana cae a unos 50 cm de la misma. Cuando la vengo traccionando un bicho precioso salta por sobre las raices de la mata de juncos para caer encima de la rana. La hoplias calculó que no podía pasar por abajo del agua y saltó....realmente tremendo.

Ya resumiendo podemos decir que a las 11 de la mañana el pique casi que desapareció por completo. Justo a la hora en que habitualmente pescábamos en este espejo y que oh casualidad, siempre en esas primeras horas era flojo. La variante Abadía funcionó a las mil maravillas, solamente nos falta hacer un segundo ensayo para poder confirmar este nuevo paradigma pesqueril.

  

Notas Recomendadas

Por que devolver

Muchas veces se discute si el pescador deportivo es realmente el culpable o no de la depredación de nuestros peces. Muchas veces llegamos a la conclusión que no. Esto no nos exime de la responsabilidad que tenemos de cuidar el recurso que tanta vida nos da.

Un pez devuelto es quizas la futura captura de tu hijo

Contactame

Si necesitas algun dato no dudes en contactarme

Skype: pescartificial@yahoo.com.ar
Facebook:http://facebook.com/wallymarquezar
E-mail: contacto@waltermarquez.com.ar

www.000webhost.com