Lluvia de pejerreyes

Posteado el 06 May 2006 por Walter Marquez   |   ,   

Esta temporada del Rey pez, llamado pejerrey, ha comenzado bastante fuerte, con algunas lagunas clásicas muy rendidoras como Chasicó e Hinojo Grande, algunas que han revivido de sus cenizas con portes chicos como El Cuerú y Junín, con algunas que todavía no afirman el tamaño pero si la cantidad como Santa Eleadora y con algunas que prometen mucho como La Salada de Oriente y Loma Danesa.

Pero, una laguna que siempre está y que por vaya a saber que cosas del destino había pasado a segundo plano, es Cochicó. Este maravilloso espejo en temporadas anteriores había rendido con altibajos, días muy buenos y días muy malos, provocando que los vendedores de collarcitos de colores, dejaran de tomarla en cuenta. Este año bastó que la gente de Ecopesca armara una salida hacia ese lugar para que un grupo de 17 amigos pescadores de nuestra queridísima página pescar.info se anotara en busca de sus hermosos rey pejes. Los comentarios hasta antes de salir, por parte de algunos foristas que ya la habían visitado fueron más que alentadores, se vislumbraba una muy buena pesca en cuanto a cantidad se refiere, no tan así en los portes, porque el frío todavía no había despertado a los matungos.

    

Salimos de la Plata a las 3:45 de la mañana y a las 06:40, ya estábamos entrando en el balneario de Mar Chiquita, envueltos por un amanecer inmejorable que presagiaba una excelente jornada de pesca.

A las 7:15 hs. Nos Embarcamos, y lentamente comenzamos el pequeño derrotero hasta la boca de la albufera, al timón del cómodo tracker y compañía de lujo de Pablo Risso. Después de una corta navegación y a unos 6.000mts. de la costa comenzamos a ver movimiento de anchoas en superficie, por lo que decidimos hacer la 1er. Parada en ese lugar.

Y luego de algunos intentos fallidos con jigs en algunas cañas y cucharas ondulantes en otras y ante la poca respuesta de las que estaban pescando con carnada decidimos movernos para tratar de encontrar nuevamente las anchoas que estaban muy movedizas.

  

A los pocos metros volvemos a divisar el movimiento de las anchoas y esta vez con los equipos preparados logramos realizar algunos lances correctos y poder cobrar la primera en mi caña.

Después de activar el pique por unos minutos con las líneas de fondo convencionales logramos tener un promedio de capturas razonable como para decidir quedarnos un rato en ese lugar. Mientras todos pescaban, yo armaba mi equipo de jigging, ante la mirada de desconfianza del Lámpara, que no creía que se pudiera pescar con esos fierritos pintados.

  

Diego optó por comenzar pescando con un Jig Herring de 50 grs. Color rosado, que según se sabe es el color que más atrae a las anchoas. Luego de realizar algunos lances podíamos ver como las anchoas seguían el señuelo pero sin tomarlo, no pasaron más de 20 minutos cuando obtuvo el 1er pique ante la mirada atónita de varios de los integrantes de la embarcación. Luego de una corta pelea logramos divisar la primer captura con jigging del día, un lindo bagre de mar.

    
  

Seguí intentando y en forma esporádica se comenzaron a suceder las capturas en mi equipo. Corvinas, besugos y varias anchoas, 4 para ser exactos, que por su pequeño tamaño no lograba clavarlas bien y las perdía al tratar de subirlas a la embarcación.

Después de una hora y ½ y con el mar planchado la pesca mermó un poco en todas las cañas, por lo que decidimos movernos una vez más. En ese momento varios de los que estábamos en la embarcación logramos divisar a unos 200 metros un sector en el cual parecía hervir el agua. Nos miramos todos y sin dudarlo decidimos dirigirnos hacia ese lugar.

  
  

Al llegar solo pudimos ver que en ese sector una ráfaga pequeña de viento había logrado rizar parcialmente el agua y no era movimiento de peces en superficie como creíamos. Pero como si fuera una señal nos paramos sobre ese manchón de viento y decidimos hacer unos lances para probar. Apenas tocaron fondo los artificiales y los plomos comenzó la fiesta una captura tras otra, Corvinas de muy buen tamaño, besugos y esporádicamente alguna anchoa y bagre de mar.

A esa altura y debido a las condiciones del mar ya estábamos pescando con los jigs más chicos del bolso que son los más chicos que se pueden conseguir, son de procedencia Brasilera y de la marca NS Iscas Artificiais, más precisamente los modelos Johnny y Kira de 6 y 8 cm. de largo y con un peso que va de 17 a 30 grs. Armados con Assist Hooks en Dacrom de 50lb y anzuelos de boga, sí, sí... de boga los Mustand rojos.

  
  

Aclaro lo de las condiciones del mar, ya que si eventualmente hubiera algo de mar de fondo y viento, se hubiera complicado hacer trabajar los jigs de menos de 50grs. Debido a los tamaños y las especies que estábamos capturando estos eran los jigs que menos piques erraban, Diego, Pablo y yo codo a codo no parábamos de pescar, era tiro a tiro a pura diversión.

La forma más efectiva que pudimos comprobar de pescar con los jigs la variada, era dejarlos profundizar y con tirones cortos y secos de la caña, hacer que los jigs trabajen de ida y vuelta entre el fondo y los 50 cm. a un metro. Esta técnica es llamada pirking y hace salir a los peces cazadores de las piedras en las que acechan a sus presas.

  

Otros jigs que andan muy bien para este tipo de pesca son los Lexus de 75grs en rosado y celeste, el de 85grs. rojo y blanco con laterales brillosos y los Herring de 50gr en rosa, celeste y amarillo. Realmente no me canso de decir que esta modalidad de pesca vino para quedarse y para cambiar ese concepto de que la pesca de mar es ir a levantar pescado con un malacate.

Poder pescar corvinas de más de 2 kilos, Besugos y pescadillas con un equipo de spinning realmente livianos, donde hay que aflojar bien la estrella del reel para no romper nada, es sencillamente imperdible. Alrededor de las 12:30hs. Y con los brazos acalambrados decidimos dar por terminada la excelente jornada de pesca que sin dudas por el día que nos tocó, la inmejorable compañía y la exquisita pesca realizada, quedará en nuestra memoria grabado a fuego para siempre..

AOtro punto para destacar de esta pesca es lo económica y cercana que es, realmente es como ir a cualquier laguna a más de 300 km. Pero con la ventaja de que la pesca se hace en ½ día y les aseguro que es más que suficiente, luego se desembarca y se puede almorzar, pescar de costa y sobre todo descansar para la vuelta, tal cual lo que hicimos.

Alrededor de las 17hs nos despedimos de Pablo y toda su hospitalidad para emprender la vuelta a Bs.As, prometiendo volver pronto a repetir la experiencia y esperando que llegue el invierno para poder probar con los Meros que se acercan a las costas.

Notas Recomendadas

Por que devolver

Muchas veces se discute si el pescador deportivo es realmente el culpable o no de la depredación de nuestros peces. Muchas veces llegamos a la conclusión que no. Esto no nos exime de la responsabilidad que tenemos de cuidar el recurso que tanta vida nos da.

Un pez devuelto es quizas la futura captura de tu hijo

Contactame

Si necesitas algun dato no dudes en contactarme

Skype: pescartificial@yahoo.com.ar
Facebook:http://facebook.com/wallymarquezar
E-mail: contacto@waltermarquez.com.ar

www.000webhost.com