Invasión

El ejercito dorado ataca San Pedro

Posteado el 26 Mar 2010 por Walter Marquez   |   ,   

Despues de una larga ausencia con la pesca deportiva ( Un divorcio, con todo lo que implica ello, me tuvo casi un año fuera de mi pasión tanto física como mentalmente) en Esquina había vuelto a las cañas. Ahora me faltaba una buena pesca con artificiales para sentir que el regreso era con todo. Asi pues el llamado de un viejo amigo como Angel era lo que estaba esperando y mi alegría fue completa cuando llegó.

El llamado en cuestión venía acompañado de la noticia que la tremenda crecida del río Paraná que venía sucediendo desde finales del 2009 traía consigo grandes cardúmenes de dorados y doradillos que se estaban procreando en el bajo Paraná, por ende la pesca podría estar excelente. Asi pues nos armamos una salida a la ciudad de San Pedro. El grupo se conformó con Angel, Telmo, Guille y quien escribe.

Llegamos al Club Náutico de San Pedro bien temprano para encontrarnos con nuestro anfitrión y guía Ruly Ferreyra. Ya ahi mismo vimos el panorama de la inundación, el agua llegaba hasta los techos de los quinchos donde se suele disfrutar del asado del domingo. Realmente impresionante.

   
   

Salimos de puerto y rápidamente a no mas de 20 minutos de navegación aguas abajo hicimos nuestra primer parada. El lugar elegido era una caida importante de agua del campo que desagotaba en el río. Ruly nos dividió en dos, Telmo y Guille fueron a una punta de la caída de agua y en tierra comenzaron sus lances. Con Angel nos quedamos en la otra punta y comenzamos los nuestros.

Yo salí con un shiner king 90 naranja de Marine Sports. Al segundo lance, pique y salto acrobático de un doradillo enloquecido. Angel con un RNR de rapala tiene su pique inmediato, habíamos comenzado mas que bien.Volvemos a lanzar y volvemos a tener pique rabioso, lance nuevamente y otra vez captura endemoniada. Ahi tomamos real dimensión de la situación, la cantidad de doradillos acardumados en esa zona esperando que salga carnada viva del campo era impresionante.

Cambié el engaño por un crystal minnow 90 de Yo Zuri y la cosa continuó igual. Muchos piques, de los cuales muchos no llegaban a captura por lo rabioso de esos pequeños demonios en sus saltos.

   
   

Al cabo de una hora la pesca no mermaba, Angel volvia a poner el shiner king y tenía un ataque cada dos lances. Al ver esto volvi a poner el shiner y ahi tuvimos un rato de furia. Dobletes de doradillos furiosos que atacaban nuestros engaños como si fuera la última vez.

Al cabo de un rato Rully se cruzó en frente a ver como les estaba yendo a los platenses. Al parecer se tambien paracían divertirse a puro pique, al punto que Telmo se daba el gusto de probar unas bananitas artesanales hechas por él que le resultaban recontra efectivas.

    
   

Al ver que el pique desde nuestro lado era mas constante, debido a que el agua corría mas fuerte, Ruly nos hizo cambiar de lado a los dos teams. De este lado teníamos que hacer lances mas largos hacia el centro de la corredera, pero igual tuvimos buenas respuestas usando alguna cuchara ondulante o dandole con mas fuerza al shiner king en el lance.

Con la pesca ya asegurada en esas cinco horas en la primera corredera decidimos movernos previo a el retrasado almuerzo frugal que nos debíamos. Picadita, sandwiches y un buen tinto fueron la excusa perfecta para el descanso necesario.

    

Post comilona llegamos a la nueva canchita, un curva del río donde desde el campo caía en cascada y con fuerza un torrente de agua desagotando. Los primeros lances a la caída de agua fueron explosivos, era un pique un doradillo saltando.

Rully se fe a dormir un rato la siesta en la casilla que habia en la costa, él sabía que el lugar nos iba a rendir un buen rato y asi fue. Nos fuimos moviendo todo alrededor de la cascada con buena actividad en cancha.

   
   

Ya llegando al final de la epopeya pesqueril, Rully despertó y comenzamos el regreso,a no mas del 20 minutos de puerto. Pero antes, el guía vió actividad intensa en una lenguita diminuta de no mas de 10x10 metros. Nos arrimamos y nos atamos a una alta mata de juncos que la protegía y comenzamos los lances. El tiro era jugadísimo, había que lanzar por arriba de la mata de juncos que cayera en la lengua y rogar que un doradillo ataque el engaño y lo saque hacia aguas abiertas. La concentración de doradillos que había hizo que casi todos los tiros fueran pique mas que enganches. Una locura.

La pesca terminó como empezó, a pura fiesta. Es increíble la cantidad de cardúmenes de doradillos que hay dando vuelta.Realmente es una invasión dorada. Para el final me dejo una reseña de los artificiales que mas anduvieron a ser: Shiner King de Marine Sports, Crystal minnow de Yo Zuri, Game Vibe de Daiwa, RNR8 de Rapala, Mini Globe de NG, Johnny Rattlers de Luhr Jensen, Bananitas caseras de Telmo, Mojarra de NG y alguno mas que no recuerdo. Una gloria mi regreso despues de un año a este hermoso deporte que tanto pero tanto amo.

   
    

Notas Recomendadas

Por que devolver

Muchas veces se discute si el pescador deportivo es realmente el culpable o no de la depredación de nuestros peces. Muchas veces llegamos a la conclusión que no. Esto no nos exime de la responsabilidad que tenemos de cuidar el recurso que tanta vida nos da.

Un pez devuelto es quizas la futura captura de tu hijo

Contactame

Si necesitas algun dato no dudes en contactarme

Skype: pescartificial@yahoo.com.ar
Facebook:http://facebook.com/wallymarquezar
E-mail: contacto@waltermarquez.com.ar

www.000webhost.com