El descubrimiento

¿Llegamos al paraíso?

Posteado el 11 Jun 2010 por Walter Marquez   |   ,   

Despues de las últimas salidas a San Pedro quedamos convencidos de que ese era nuestro lugar, nuestra pequeña tierra de felicidad y que sería muy difícil encontrar un lugar así o mejor aún. Que equivocados estábamos.

Por unos datos que vimos en el foro de Pescarinfo, nos animamos a intentar una nueva experiencia en otro lugar. Un poco mas lejano, pero todavía en los límites de poder ir y venir en el día. El lugar elegido, Gualeguay.

Esta aventura estaría compartida por Telmo, Angel, Nico y quien escribe, que ya se estan constituyendo en el equipo regular para nuestras salidas de pesca. Recorrimos los 230 km hasta Puerto Ruiz, a unos10 km del centro de Gualeguay, lugar desde donde saldríamos en aventura pesqueril. Nuestro guía sería Jorge Cot, de quien teníamos excelentes referencias, y que tuvo la deferencia de aceptar a los 4 en la lancha, cuando lo habitual es tener 3 tripulantes mas el capitán..

   
      

Saludos de rigor con Jorge y a salir a la cancha. El primer point a tener en cuenta es la navegación a realizar. Mas de una hora por el gualeguay y luego el ibicuy hasta alejarse de cualquier rastro de civilización y meterse en el fabuloso delta que separa Gualeguay de Ramallo en la Pcia de Buenos Aires.

Una vez cerca de la zona de pesca preparamos los equipos y nos dispusimos a los primeros lances. La idea era empezar en una boca de arroyo que caía a río abierto. Jorge nos orientó con respecto a que la pesca la podíamos hacer utlizando señuelos de superficie a media agua para evitar enganches. Y que preparemos los brazos.

Arrancamos los lances con shiner king de marine sports, rnr8 de rapala, vibrator x de megabass y un casero de telmo imitación del crystall minnow. Ni bien cayeron los señuelos al agua se armó un remolino rabioso, cual si fueran pirañas hambrientas. Todos tuvimos capturas y piques errados al por mayor. Realmente una belleza de comienzo con doradillos pequeños, pero de muy buena pelea.

   
   

El pique se cortó rapidamente y nos embargó la duda, de tanta actividad a nula, será que fue todo y era un espejismo y nada mas. Jorge Cot no tardó en quitarnos esa duda existencial en un par de minutos. Nos movemos y vamos a otro arroyo. Y asi salimos a navegar unos minutos donde llegamos a otra boca de arroyo, aunque esta vez entramos en el mismo.

La estrategia era anclarnos en una costa donde un arroyo mas pequeño desaguaba en el mas grande. Tiren adentro del arroyito fue la orden. Para que, cayeron los engaños y estaban esperando los doradillos con cuchillo, tenedor y la servilleta puesta. Una locura ver un cardúmen tan rabioso de peces, atacando, errando el ataque, atando el que venía atras, peleandose por la comida. Simplemente belleza.

En este lapso, aproveché para probar algunos señuelos mas, como el tobimaru de yo zuri o el wave de marine sports que anduvieron realmente de maravillas. En este lugar clavamos un hermoso cuatriplete de doradillos descontrolados merecedores de nuestra mayor admiración.

      
      
      

Despues de un largo rato de divertirnos con tanta actividad paramos a almorzar. Ya era tarde y ameritaba probar un lugar mas asi que fue algo rápido con empanadas y un buen licor de postre para levantar temperatura ante un día tan pero tan frío en cuanto al clima pero tan caliente en cuanto a la pesca.

El siguiente lugar que nos llevó el guía, ya a esta altura un amigo mas de la pesca, era el recodo que se producía en el arroyo cuando giraba 90 grados hacia la izquierda. Allí nos apoyamos en la costa del radio mas largo de giro y nos atamos a un árbol. El agua corría bastante fuerte en este lugar y se formaba una corredera hermosa adelante de nuestros ojos

Aunque cueste creerlo, despues de tener tantos piques y capturas en los lugares anteriores, éste, el último,el postre, fue............tremendamente superior. Esa corredera tenía un cardumen tan grande y rabioso de doradillos que daba miedo meter la mano en el agua para lavarse. Era tirar con cualquier cosa que se moviera que se tenía pique seguro..

      
      
      
      

Con el sol pegando fuerte la vuelta para su casa y con la panza llena de piques dorados decidimos comenzar la larga travesia de vuelta. Realmente quedamos fascinados de Gualeguay por varios puntos. Primero y principal la cantidad de cardúmenes de doradillos rabiosos, algunos de lindo porte. Otro point a favor es la belleza de los lugares donde pescamos, paz absoluta en un medio totalmente agreste y sin presencia humana cercana. Tercero y no menor, el guía Jorge Cot que resultó un tipazo con todas las letras y con mucha sabiduría en sus espaldas, algo muy importante a la hora de guiar en el río.

Como conclusión, creo que estamos adelante de otra saga como la "Invasión" que realizamos en San Pedro, pero, por algunos tips importantes, va a ser mas larga y productiva la que estamos comenzando a realizar en Gualeguay. No siempre se descubre nuestro paraíso personal, ¿no?

Notas Recomendadas

Por que devolver

Muchas veces se discute si el pescador deportivo es realmente el culpable o no de la depredación de nuestros peces. Muchas veces llegamos a la conclusión que no. Esto no nos exime de la responsabilidad que tenemos de cuidar el recurso que tanta vida nos da.

Un pez devuelto es quizas la futura captura de tu hijo

Contactame

Si necesitas algun dato no dudes en contactarme

Skype: pescartificial@yahoo.com.ar
Facebook:http://facebook.com/wallymarquezar
E-mail: contacto@waltermarquez.com.ar

www.000webhost.com